PEOR ES NADA

El acuerdo firmado por Argentina y EEUU de intercambio de información sobre cuentas bancarias ha servido para que Massa aparezca como el Ministro de Economía que “va a matar la ballena (evasores-fugadores) a escobazos” cuando en realidad hace “futbol para la tribuna”, mientras algunos funcionarios del Gobierno y periodistas desprevenidos hacen pronósticos de recaudación impositiva absurdos.

MASSA haciendo futbol para la tribuna

Empecemos por decir que es bueno haberlo firmado, algunos datos servirán para poner la lupa sobre algunas empresas o personas, sirve para meter presión a los evasores menores y para alentar el blanqueo cuya ley se tratará en sesiones extraordinarias si es que se consigue quorum.

 El Congreso de los Estados Unidos sancionó en 2010 la Ley FATCA (Foreign Account Tax Compliance Act, o Ley de Cumplimiento Fiscal de Cuentas en el Extranjero) que obliga a las entidades financieras fuera de EEUU a reportar información de cuentas financieras o de inversión de ciudadanos norteamericanos. Es decir que EEUU sabe exactamente dónde y cuánto dinero de ciudadanos norteamericanos está fuera de EEUU y si han declarado y pagado los impuestos respectivos.

Para dicho fin, se implementaron distintos modelos de acuerdos intergubernamentales denominados IGA, a fin de que las distintas entidades financieras reportaran esta información.

ARGENTINA FIRMO EL ACUERDO IGA 1

El Acuerdo entre Estados Unidos y Argentina es un IGA Tipo 1.

Es un acuerdo de intercambio de información recíproco, pero no equivalente, porque usualmente Estados Unidos solicita que la información contenga: saldos de cuentas bancarias al cierre del año, totalidad de movimientos del año, informando rendimientos por intereses, dividendos y otros resultados. Al conocer los movimientos del año puede investigar cada operación de ingresos y egresos de cada cuenta. En cambio, Estados Unidos no suministra saldos de cuentas al cierre, ni movimientos bancarios. Tampoco informa sobre tenencias de inmuebles o de sociedades. EE.UU. informará intereses y dividendos obtenidos en instituciones financieras y solo aquellos que sean de fuente (origen) estadounidense. Es decir que informará si un argentino cobró intereses o dividendos de inversiones en EEUU,

No contar con los saldos y movimientos de las cuentas bancarias, y solo contar con sus rendimientos, significará un trabajo adicional para AFIP, a fin de identificar el monto de esos saldos, con los conflictos y discusiones administrativo-judiciales que eso podría implicar, complicando la tarea de fiscalización del ente recaudador argentino.

INFORMACIÓN DESDE EEUU

En concreto, la letra chica del convenio prevé que las entidades financieras de los Estados Unidos quedarán obligadas a informar los siguientes datos:

Nombre, dirección y CUIT argentino de cualquier persona residente en Argentina y Titular de la cuenta

-El número de cuenta (o el equivalente funcional en ausencia de un número de cuenta)

-Nombre y número de identificación de la Institución Financiera de Estados Unidos sujeta a reportar

-Cantidad bruta de intereses pagados en una Cuenta de Depósito

-Monto bruto de los dividendos de origen estadounidense pagados o acreditados en la cuenta

-Cantidad bruta de otros ingresos de fuente estadounidense pagados o acreditados en la cuenta, en la medida en que estén sujetos a informes según el capítulo 3 del subtítulo A o el capítulo 61 del subtítulo F del Código de Impuestos Internos de EE.UU. Es decir que tenga retención de impuestos en EEUU. (1)

 La información reportada NO ES RETROACTIVA

Se reportará información a partir del año en que entre en vigencia (2023) y dicha información será entregada dentro de los nueve meses siguientes al fin de dicho año calendario, es decir que la primer información llegará en Setiembre 2024. (2)

 “De las 113 jurisdicciones con las cuales Estados Unidos firmó el acuerdo, en 111 casos esos acuerdos tienen efectos a partir del 30 de junio de 2014 o 30 de noviembre de 2014, independientemente de la fecha de firma. Salvo con la Argentina y Vietnam, donde no se ha querido brindar información retroactiva”.(3)

Por ejemplo, Estados Unidos alcanzó un acuerdo con Argelia el 18 de enero de 2017, pero se consideró que la fecha de vigor del IGA sería el 30 de junio de 2014. Lo mismo sucedió con Angola, cuando se firmaron los papeles el 10 de febrero de 2017.

Está claro que EEUU protege a los evasores argentinos, porque hubiera sido muy útil tener información desde 2014

TRATADO ANTERIOR SIGUE VIGENTE

Seguirá vigente el Tax Information Exchange Agreements firmado el 23 de diciembre de 2016. El mismo se trata de un intercambio a requerimiento, donde la AFIP debe tener sospechas fundadas sobre un contribuyente en específico para poder solicitarle información a los Estados Unidos. La AFIP podrá pedir datos precisos de una cuenta que identificó como no declarada, pero no podrá ir a la pesca. Utilizando ambos acuerdos con Estados Unidos, la retroactividad podría llegar como mucho a enero 2018 y haciéndolo caso por caso”.

Si la AFIP hace uso del acuerdo anterior, podrá pedirle a la IRS que envíe los extractos bancarios de estos contribuyentes. En ese caso, la información es más precisa, porque podrán tener información sobre pagos a nombre de una sociedad o compañía en Estados Unidos, o el mantenimiento de una propiedad en Miami.

Pero el camino será sinuoso porque Argentina deberá informar en la solicitud de información la identidad de las personas o grupo de personas que están siendo examinadas o investigadas, la información requerida y por qué períodos. Asimismo, deben presentarse las razones por la que se presenta dicha solicitud, y las razones por las que se asume que dicha información se encuentra en poder de una entidad localizada dentro de la jurisdicción que recibe dicha solicitud, y allí justamente está la trampa porque las razones expuestas pueden ser válidas para Argentina, pero no para EEUU y eso conduce a un terreno pantanoso con final incierto.

ARGENTINOS EN ACCIÓN

 Muchos argentinos que están en modo “wait and see” (esperar y ver), lo que hacen es dejar el dinero en las cuentas en Estados Unidos, pero sin que se genere ningún tipo de interés, para que no se informen. Durante diciembre vendieron sus posiciones ya sea en acciones, ETF, fondos de inversión, bonos, obligaciones negociables, o cualquier tipo de actividad financiera, y de esa forma no generar renta norteamericana. Lo que ocurrió en 2022 no será informado, dado que el acuerdo entró en vigencia en 2023, y la información llegará en septiembre del 2024. (4)

Los grandes “evasores-fugadores” pueden armar “estructuras más sofisticadas”, que no queden a nombre de una persona humana, sino de una sociedad, a través de por ejemplo sociedad offshore tipo LLC. Muchos averiguan para abrir una sociedad en otro país por ejemplo Panamá que sea la propietaria de la sociedad offshore inscripta en Delaware, por ejemplo.  Si EEUU tiene un IGA con Panamá, en ese caso informará los datos a Panamá, pero no a Argentina”.

 “El acuerdo incluye a los 50 Estados norteamericanos, incluidos Delaware y Dakota del Sur. Estados Unidos únicamente excluye de su definición de territorio a: Samoa Americana, Guam, las Islas Mariana del Norte, Puerto Rico y las Islas Vírgenes de los Estados Unidos (guarida fiscal importante).

CONCLUSIÓN: MUY POCAS NUECES.

Stacked from 18 images

El acuerdo permitirá tener información sobre qué argentinos cobraron durante 2023 intereses y dividendos de inversiones hechas en EEUU, y eso será a partir de setiembre de 2024. Argentina no tendrá información sobre los saldos de las cuentas ni de los movimientos.

El acuerdo sirve para “meter miedo (¿?) a los evasores más chicos para que aprovechen la futura Ley de Blanqueo y declaren allí los dineros o bienes en el exterior que por otra parte es un verdadero regalo porque las tasas a cobrar son bajísimas.

La “bala de plata” que necesita la AFIP para detectar evasores es que se trate y apruebe el proyecto de ley que está en el Senado de la Nación para modificar el secreto bancario, fiscal y bursátil, con el cual se autorizará al Congreso, a la Jefatura de Gabinete y a los organismos con injerencia en los precios de luz y gas a pedir informes a las entidades financieras, para facilitar el hallazgo de bienes sin declarar en el exterior. Esto último tiene mínimas posibilidades de ocurrir porque el sector financiero y bursátil no lo van a permitir. De todas maneras, siempre afirmamos que “la peor gestión es la que no se hace”.

.(1) Mariano Boettner – infobae

(2) www.lioncapital.com.ar

(3) Melisa Reinhold -La Nación

(4) Florencia Barragan – Ambito

(5) Diseño Gráfico: Lic Griselda CATRAMBONI

(6) © Cr. Daniel ROY

.