Toda larga caminata se inicia con el primer paso. Será un camino lleno de obstáculos, trampas y emboscadas, pero ya ha producido dos hechos positivos, por un lado, poner en discusión el “secreto bancario y la opacidad societaria”, dos pilares que dan vida a las “guaridas fiscales” que primero ocultan y después “lavan el dinero ilegal del mundo” para terminar aumentando el poder del sistema financiero internacional que domina el sistema capitalista en detrimento de la economía real que produce bienes y servicios que satisfacen necesidades humanas; y por otro lado el proyecto permite  aclarar  quienes se oponen a identificar a los “fugadores seriales”.

La propuesta surgida en Argentina,  toma carácter internacional porque dos organismos de gran prestigio internacional, Oxfam y la Red de Justicia Fiscal (Tax Justice Netrwork, TJN) se pronunciaron en los últimos días en apoyo de la propuesta argentina de imponer cargas fiscales sobre dineros fugados no declarados, y pretenden que el resto de los países del mundo vayan en el mismo sentido.

Esto es, encontrar los miles de millones de dólares fugados por residentes argentinos y de todas partes del mundo –personas o empresas– no declarados ante los organismos recaudatorios (AFIP). Estos dos centros internacionales de investigación y control observan que “ir en busca del dinero escondido en guaridas fiscales es ir en busca de una solución al problema de la desigualdad».

Además sostienen que resulta imprescindible avanzar en cada país sobre el derecho al secreto bancario y fiscal de los grandes capitales, para poder combatir lo que hoy se manifiesta como una «estafa tributaria a escala global». (1)

La Red de Justicia Fiscal apunta que sin recursos económicos los países no crecen y si las elites empresariales reducen su parte de impuestos acudiendo a maniobras de fraude fiscal vía guaridas fiscales, los países terminan presos de la trampa que les tiende el sistema financiero que les presta dinero para financiar su desarrollo pero que terminan frenando el mismo con deudas impagables. Nuestros sistemas tributarios están hechos para las grandes corporaciones y los ricos globales«. (2)

Sin importar en qué país viven, los ciudadanos del mundo están siendo afectados, excepto el 1% de la población que tiene el 50% de la riqueza mundial y un 14% que abastece de bienes y servicios a los amos del mundo. Por este motivo, la caza de dólares fugados será con el tiempo una causa mundial.

El abuso fiscal priva a los países de miles y miles de millones en impuestos que se necesitan con urgencia y nos impide construir sociedades mejores, más saludables y más justas.

El informe de la Red de Justicia Fiscal, no sólo detalla cuánto pierde cada país, sino también cuánto le hace perder a otros países, así tenemos por región lo siguiente:

REGIÓNPIERDEHACE PERDER
   
   
AFRICAu$s 23.000 millonesu$s    3.500 millones
ASIAu$s 46.000 millonesu$s  67.000 millones
CARIBE e Islasu$s       642 millonesu$s  58.000 millones
EUROPAu$s  79.000 millonesu$s  99.000 millones
LATINOAMÉRICAu$s  40.000 millonesu$s     3.400 millones
AMÉRICA NORTEu$s  57.000 millonesu$s     7.500 millones
OCEANIAu$s     2.600 millonesu$s     4.800 millones

ARGENTINA EMPIEZA LA BATALLA

En Argentina, el Senado debate dos proyectos de ley para cancelar parte de la deuda con el FMI con dinero fugado al exterior. Por un lado, la creación de un Fondo que estará constituido en moneda extranjera, dólares estadounidenses y sus recursos provendrán de lo recaudado por un aporte especial de emergencia que se aplicará a los bienes situados y/o radicados en el exterior localizados o detectados a partir de la entrada en vigencia de esta ley y que no hayan sido declarados previamente ante la AFIP. Para que esto sea posible está el otro proyecto de ley para modificar el secreto bancario, fiscal y bursátil, con el cual se  autorizará al Congreso, a la Jefatura de Gabinete y a los organismos con injerencia en los precios de luz y gas a pedir informes a las entidades financieras, para facilitar el hallazago de bienes sin declarar en el exterior . (3)

EL SECRETO BANCARIO

La idea central del proyecto, pensado como una herramienta para la aplicación del «aporte especial», es ampliar las excepciones al mantenimiento del secreto y la prohibición de revelar operaciones que rige en el mercado de capitales y en el sistema bancario, entre otras entidades.

En esa lista de exceptuados están los informes requeridos por jueces, el Banco Central y los organismos recaudadores de impuestos. Con este proyecto se les sumarían las solicitudes que hagan los fiscales, el jefe de Gabinete, la Comisión Bicameral de Deuda Externa del Congreso.

El secreto bancario es un instrumento fundamental que permite que las entidades financieras sigan cumpliendo un papel fundamental en el mercado de servicios offshore, transfiriendo, por una parte, hacia “guaridas fiscales” los dineros no declarados ante las autoridades fiscales de personas ricas y grandes empresas y, por el otro, manteniendo en completa confidencialidad su origen, los valores implicados, su circulación y titularidad.

Los bancos globales, además, no cooperan con las autoridades fiscales con el fin de asegurar una administración efectiva de los impuestos a las ganancias y a la riqueza (incluso en los países de la Unión Europea) y han desarrollado una plataforma global para facilitar la evasión tributaria, la fuga de capitales y el lavado de dinero en todo el mundo.

Una de las más rentables áreas de negocio de los bancos internacionales ha sido la de “private banking” (private, en el sentido de secreto o privacidad), que brinda el servicio denominado “wealth management” (manejo de riqueza). Este consiste en asesoraría y gestión para las inversiones de personas con altos patrimonios y de las empresas a ellas vinculadas. Los servicios ofrecidos incluyen la apertura de cuentas bancarias offshore de personas físicas y jurídicas, creación de sociedades fantasma, fundaciones o trusts constituidos en guaridas fiscales con la finalidad de encubrir a los beneficiarios reales, y asesoramiento en inversión en hedge funds (fondos de inversión libre) y private equity (aportar fondos a una empresa por un tiempo determinado y recibir a cambio acciones de esa empresa).(4)

Los principales bancos internacionales cuentan con el sector de “banca privada”. El mismo funciona a través de las oficinas ubicadas en casi todos los países del mundo, en conexión con las filiales localizadas en las guaridas fiscales y en los centros financieros globales más importantes.

¿EN QUÉ SEGMENTO ESTÁS VOS?

Los clientes suelen ser fraccionados en distintos segmentos según el valor total de los activos líquidos a invertir por cada uno de ellos. El segmento Affluent comprende entre 250 mil y 1 millón de dólares líquidos; el Core Affluent comprende hasta 10 millones de dólares líquidos, el High Net Worth (HNW) Individuals (Personas con Alto Patrimonio Neto) comprende hasta 25 millones de dólares líquidos y Ultra High Net Worth (UHNW) Individuals (Personas con Ultra Alto Patrimonio Neto) corresponde a montos superiores a los 25 millones de dólares líquidos. Estos dos últimos segmentos requieren de un servicio altamente calificado que involucra variadas jurisdicciones con estructuras fiscales y legales complejas (como son las redes de fundaciones, trusts, fideicomisos, holdings empresariales y fondos de inversión internacionales, “hedge funds”, entre otras). Para el diseño de estas arquitecturas, la banca privada dispone de abogados especialistas y aceitados contactos con las grandes firmas de consultoría y tributación que trabajan en conjunto con los banqueros para diseñar los mecanismos a ser utilizados.

EEUU: ¡HAZ LO QUE YO HAGO SI PODÉS!!

La vicepresidenta de Argentina  pidió al embajador de EE.UU. que su gobierno  colabore con el nuevo proyecto de los senadores del Frente de Todos, quienes proponen que aquellos que poseen bienes en el exterior, que fueron fugados y no están declarados ante el fisco, realicen un aporte especial de emergencia equivalente al 20% de sus bienes no declarados.

EEUU debería colaborar porque en realidad, lo que quiere hacer Argentina, es lo que ya hace EEUU con sus ciudadanos, esto es saber dónde está cada dólar fuera de EEUU. Pero ¿cómo lo hace?: EEUU no firmó el convenio multilateral de intercambio de información automática entre países, pero tiene el suyo propio. En 2010 aprobó la Ley de Cumplimiento Tributario de Cuentas Extranjeras (FATCA – Foreign Account Tax Compliance Tax) que exige a las instituciones financieras extranjeras (convenio bilateral mediante) remitan a las autoridades fiscales estadounidenses información sobre aquellos ciudadanos estadounidenses que tengan cuentas en dichas entidades por un valor superior a u$s 50.000. Es decir, por la presión que sólo puede hacer EEUU para la firma de convenios bilaterales, consigue información de fondos de sus ciudadanos, pero no brinda ninguna información de ciudadanos extranjeros que tengan fondos en bancos en EEUU. Una joya.

FMI: HAZ LO QUE YO DIGO Y NO HAGO

El FMI debería colaborar con el proyecto impulsándolo a nivel internacional porque a fines del 2019, el FMI publicó un trabajo titulado «El rastro del dinero», cuya editorial estuvo a cargo de David Lipton, ex número dos del FMI y actual asesor de Janet Yellen en el Tesoro de los Estados Unidos. El título fue «Sacar a la luz», en el que precisa que «con el dinero fuera de las sombras, mejora la gobernanza». El informe del FMI, cuya línea viene siguiendo la actual conducción de Kristalina Georgieva, tiene artículos que plantean «taclear a los paraísos fiscales» y controlar «los flujos ilícitos de dinero». Hay «vastas sumas de dinero que podrían usarse para mejorar la vida de la gente, (y) son depositadas en paraísos fiscales, describen. (5)

Por otro lado, si bien el FMI es el gendarme del sistema financiero internacional y de las multinacionales, en el inicio de la reunión de primavera (19 abril) se difundió un informe que sugiere la imposición de “impuestos temporalmente más altos sobre los beneficios excesivos”. “El principio general de las finanzas públicas es que debes encontrar dónde están los recursos e intentar compensar a quienes más sufren”, explicó a los periodistas uno de los autores del informe, el economista del FMI Jean-Marc Natal.

Por lo antes dicho, el FMI debería colaborar extendiendo el debate sobre “el secreto bancario, bursátil y fiscal”, al menos para tener más posibilidades de cobrar sus acreencias a todos los países que ya adeudan cifras siderales.

 ¿QUIÉNES SE OPONEN?

Es entendible que los bancos y los fugadores profesionales se opongan, pero que un sector político se oponga a cara descubierta con argumentos infantiles sólo denota que son empleados del poder real y socios de los fugadores seriales. En el caso argentino, el Partido Radical, el PRO, la Coalición Cívica y otros, deberán explicar porque están en contra de recuperar dólares no declarados.

(1) DELLATORRE Raúl Pagina 12 (11/04/22) 

(2) COBHAM Alex Tax Justice Network

(3) SIEIRA Pablo

(4) RUA Magdalena «Fuga de Capitales IX

(5) RENOU Leandro Página 12 (30/03/22)

Ilustración Gráfica: Lic. GRISELDA CATRAMBONI

© Cr. Daniel ROY