Muchos creen que la economía de los países europeos y EEUU, es fuerte y pujante porque sus habitantes son muy trabajadores y sus gobernantes son incorruptibles, al contrario de los habitantes del resto del mundo que son perezosos y sus gobernantes incapaces y corruptos. Dos aspectos hay que considerar: la mayoría de los habitantes de cualquier país trabaja duro, aunque algunos cobran mejores salarios que otros y, por otro lado, los gobernantes incorruptibles realizan un permanente “lobby” a través de las “embajadas” generando el inicio de la corrupción sobre los gobernantes incapaces y apátridas y la destitución de aquellos gobernantes que se les oponen. Aun así, el origen de la diferencia de desarrollo entre esos países y América Latina la encontramos en los inicios del capitalismo.

En la Europa del siglo XV, el feudalismo estaba agonizando, los campesinos se rebelaban y los artesanos y comerciantes pedían cancha; las ciudades importantes (Valencia, Barcelona, Brujas, Bruselas, Génova, Milán, Venecia, Florencia, Colonia y Hamburgo)   habían desarrollado un intenso comercio entre ellas y el oriente asiático, pero la caída de Constantinopla (1453) a manos de los turcos, cerró los caminos. Así en búsqueda de nuevos caminos para llegar a Oriente, aparece inesperadamente otro continente (1492), y con ello, la necesidad de las monarquías de desviar dinero de sus arcas flacas a favor de la conquista de nuevos territorios.

España organizó un sistema “público-privado” de contratos entre la “Corona” (que pretende representar al Estado) y la “Comunidad” (los inversores). Fue una forma de comercializar la “soberanía de la corona” monetizándola. El contrato enajenaba los “derechos soberanos” aunque por un tiempo limitado. En ese período, los “inversores” designaban los “comandantes” que estaban autorizados a asignar tierras, extraer riquezas y al derecho de propiedad del trabajo indígena en beneficio propio (explotar a los nativos), todo en nombre de la “Corona”.

Había diferentes tipos de inversores y diferente forma de repartir las ganancias. Los “bancos internacionales” eran financiadores, los “nobles” aportaban también una parte de capital y algún pariente venido a menos, y por último estaban los “inversores activos” que no tenían capital ni nada que perder y no sólo se unían, también aportaban “soldados” (colonos) que recibirían recompensa cuando llegaren al nuevo continente.

La distribución de la tierra era según el rango: Si poseía caballos, era de caballería y recibían 5 veces más tierras o recompensas que un soldado raso que era de infantería, de manera que el colonialismo refuerza la desigualdad social que ya había en Europa. 

 Así empezó la dependencia

Con esas reglas dice Cecilia Zamodio, se inició la colonización y con ella el saqueo. Consta en el Archivo de Indias, papel sobre papel, recibo sobre recibo y firma sobre firma, que solamente entre el año 1503 y 1660 llegaron a Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)185 mil kilos de oro (hoy 1 gr = u$s 65) y 16 millones de kilos de plata (hoy 1gr = u$s 1) provenientes de América.

La explotación del oro empezó en República Dominicana (La Española), Puerto Rico, Cuba y Jamaica desde 1494 a 1525. En México, Cortez primero se apoderó de los tesoros aztecas, luego siguieron con las minas de Macuiltepec.  A Panamá se lo llamó “la Castilla de oro”; Colon inicio en su cuarto viaje la explotación de yacimientos auríferos en la ciudad de Veragua.  En la región colombiana los yacimientos de oro se situaban en las cuencas del río Magdalena. Los explotadores van fundando ciudades en torno a los yacimientos; entre esas ciudades hay que señalar la de Santa Fe de Antioquía.  Las minas de Buruticá se abrirán en 1550, cerca de Cartagena, que será su puerto exportador. Ecuador ve levantarse la ciudad de Cuenca en 1557 junto al poblado indígena de Tumibamba, donde se abren yacimientos de oro. En la región de Zaruma  se sacaron pepitas de oro de tres y cuatro libras; una de ellas se envió a Felipe II.

En el virreinato del Perú se encontró oro en Bolivia, Perú y Chile. En Bolivia se extraía oro de Chuquiabo o de la Paz. En Perú, se explotaba el oro desde 1542 en Carabaya . En 1553 escribe Cieza de León que se le regaló a Carlos 1 una pepita de cuatro arrobas (unidad de peso antigua que equivale a 11 Kg) en forma de cabeza de caballo. Chile produjo oro, por los años 1540-1560, a razón de 2.000 Kg. al año como promedio. La guerra fue un gran obstáculo para obtenerlo; guerra provocada por la situación feudal de la sociedad hasta que se logró someter a los indios. Las minas se hallaban al norte del país y el centro principal era la actual Antofagasta. (2)

Pero fue en Brasil, en Ouro Preto (oro negro) donde según Eduardo Galeano, “la mayor cantidad de oro hasta entonces descubierta en el mundo fue extraída de Minas Gerais en el menor espacio de tiempo”. Los ‘bandeirantes’ la iniciaron, pero a ellos siguieron exploradores extranjeros y brasileños llegados de todos los rincones del país; no duró más de medio siglo, cantidades siderales de oro eran enviadas a Paraty y después a Río de Janeiro por el camino de la Estrada Real con destino a Portugal. La llegada de los esclavos que trabajaban en las minas aumentaba y se endurecían sus condiciones de vida. Se estima en unos diez millones el total de negros esclavos introducidos desde África, a partir de la conquista de Brasil y hasta la abolición de la esclavitud. A lo largo del siglo XVIII, Portugal recibió de la Real Hacienda en Minas Gerais, remesas líquidas millonarias. (3)

Mina de Oro en Ouro Preto

Pese a la importancia del oro, el metal por excelencia fue la plata. Durante los siglos XVI y XVII la producción argentífera estuvo dominada por los yacimientos de Potosí (1545) y Zacatecas (1546) en Bolivia y México respectivamente, especialmente a partir del descubrimiento de azogue o mercurio en Huancavelica (1563), imprescindible para el proceso de amalgamación para obtener Plata. Previamente se habían explotado los yacimientos de Zumpango, Sultepec y Taxco en México y los de Porco en Perú (www.mihistoriauniversal.com). 

Potosi tenía 160.000 habitantes en 1650

Los minerales no preciosos interesaron también a los españoles desde un principio. En Taxco se descubrieron minas de estaño y cobre, con los que se fabricarían los cañones de bronce de Cortés.  En 1552 se descubrieron en el cerro de Mercado, al norte de la ciudad de Durango, minas de hierro; la explotación aumento a principios del siglo XVII cuando empezaron a construirse los grandes templos y palacios con verjas y rejas renacentistas en toda Europa.

Todo ello dio lugar a la gigantesca acumulación capitalista originaria, que impulsó la revolución industrial y la supremacía europea a nivel mundial y que arrojó a los pueblos del Anáhuac (aztecas), Tawantinsuyu (incas) y Abya Yala (kuna), a siglos de saqueo colonial y posteriormente a siglos de neocolonialismo y saqueo capitalista, que en su última versión neoliberal produce igual daño que antes

Los ingleses no tuvieron la misma suerte en territorio estadounidense. El oro en California fue descubierto recién en 1848, 72 después de la declaración de la independencia de Estados Unidos, que también se propulsaría como metrópoli capitalista en base al esclavismo y a la política expansionista de su burguesía.

Desde entonces y hasta hoy la América Latina sigue existiendo al servicio de necesidades ajenas, por ser fuente de extracción y al mismo tiempo de reserva de petróleo, hierro, cobre, litio, carne, trigo, maíz, soja, café, y más recientemente, glaciares. Todo con destino a los países ricos que ganan, consumiéndolos, muchos más que lo que gana América Latina produciéndolos. Eso fue y es posible porque nuestras clases dominantes (dominantes hacia adentro, pero dominadas desde afuera) se asociaron al saqueo. (4)

A los países ricos sólo les interesa la extracción de materias primas, no su elaboración; las clases dominantes que coparticipan del negocio con los intereses extranjeros tampoco les interesa agregar valor a las materias primas, porque están muy cómodos con su parte.

¿Quién le debe a quién?

El extraordinario escritor y poeta Luis Britto Garcia escribió un texto en 1992 que tituló “Guaicaipuro Cuauhtémoc cobra la deuda a Europa”. El personaje va hoy a Europa en nombre del Fondo Indoaméricano Internacional a cobrar la deuda que ellos tienen con América Latina.

Primero les recrimina que “el hermano europeo” le pida visa para descubrir a quienes lo descubrieron hace 500 años, luego reclama el pago del primer préstamo que América Latina le hizo a Europa, “… Esos 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata deben ser considerados como el primero de muchos otros préstamos amigables de América, destinados al desarrollo de Europa. Lo contrario sería presumir la existencia de crímenes de guerra, lo que daría derecho no sólo a exigir la devolución inmediata, sino la indemnización por daños y perjuicios. Tan fabulosa exportación de capitales no fueron más que el inicio de un plan ‘MARSHALLTESUMA”, para garantizar la reconstrucción de la bárbara Europa, arruinada por sus deplorables guerras contra los cultos musulmanes, creadores del álgebra, la poligamia, el baño cotidiano y otros logros superiores de la civilización(sic)”

Luego Guaicaipuro dice “En lo financiero, han sido incapaces, después de una moratoria de 500 años de cancelar el capital y sus intereses,  y nos obliga a reclamarles el pago del capital y los intereses que, tan generosamente hemos demorado todos estos siglos en cobrar” (sic).

Continua “Al decir esto, aclaramos que no nos rebajaremos a cobrarles a nuestros hermanos europeos las viles y sanguinarias tasas de interés, que los hermanos europeos le cobran a los pueblos del Tercer Mundo. Nos limitaremos a exigir la devolución de los metales preciosos adelantados, más el módico interés fijo del 10 por ciento, acumulado solo durante los últimos 300 años, con 200 años de gracia. Sobre esta base, y aplicando la fórmula europea del interés compuesto, informamos a los descubridores que nos deben, como primer pago de su deuda, una masa de 185 mil kilos de oro y 16 millones de plata, ambas cifras elevadas a la potencia de 300. Es decir, un número para cuya expresión total, serían necesarias más de 300 cifras, y que supera ampliamente el peso total del planeta Tierra.” (sic).

Por último, Guaicaipuro exige la firma de una Carta de Intención que discipline a los pueblos deudores del Viejo Continente, y que los obligue a cumplir su compromiso mediante una pronta privatización o reconversión de Europa, que les permita entregárnosla entera, como primer pago de la deuda histórica.

CONCLUSIÓN

El colonialismo construyó el capitalismo y el estado de bienestar de las naciones europeas, pero ahora, eso se presenta como un patrimonio de las sociedades europeas producto del esfuerzo de sus habitantes y sus buenos gobernantes.

Inglaterra y Francia hicieron lo mismo en la India, en la mayoría de los países del sudeste asiático, y en Medio Oriente; Bélgica, Holanda, Alemania e Italia se repartieron África. No sólo saquearon minerales, sino también seres humanos con un desprecio total de sus vidas.

Del genocidio, la esclavización y saqueo perpetrados durante la colonia, la aristocracia y la burguesía europea acumularon una fortuna sin precedentes, que propulsaría a Europa como metrópoli capitalista.

Guaicaipuro Cuauhtémoc es un personaje de ficción, pero es producto de 2 personajes reales: Guaicaipuro fue un héroe de los pueblos indígenas, cacique de  los Caracas y Teques,   quien dio su vida en los años de lucha contra el imperio español mientras explotaban minas de oro en tierras de Venezuela; Cuauhtémoc, primo de Moctezuma y tras la muerte de éste, se preparó para defender su capital de la contraofensiva de Cortés, que comandaba el ejército invasor, quien lo apresó y más tarde ordenó ahorcarlo.

Debemos retomar el espíritu de resistencia de los Guaicaipuros y los Cuauhtémocs, pero además debemos descolonizarnos mentalmente, y tener presente que cuando cada país latinoamericano declaró su independencia, los europeos nos dejaron un caballo de troya , cuyos soldados son la aristocracia descendiene de ellos y cuyas armas actuales son el “lawfare” las “embajadas” y “los medios de comunicación dominantes”.

BONUS TRACK: ¿ qué esta pasando en América Latina?

  • Reforma tributaria e histórica huelga en Colombia: hablamos con la Central Unitaria de los Trabajadores
  • y también en Colombia hablamos con ACOPI, el gremio de las pequeñas y medianas empresas sobre la reforma y la posibilidad de un frente común con los sindicatos.

(1) Cecilia ZAMUDIO Blog “Pensamiento Crítico”

(2) Juan Eusebio PEREZ SAENZ DE URTURI “La mineria colonial americana bajo dominación española”

(3) Angelo Alves Carrara “Minería, moneda y mercado interno en Brasil, siglo XVIII”

(4) Eduardo Galeano “Las venas abiertas de América Latina”

(5) Luis BRITTO GARCIA escritor y poeta .

Ilustración Gráfica: Lic. GRISELDA CATRAMBONI

© Cr. DANIEL ROY