En el mundo soplan nuevos vientos.

La pandemia ha producido un tremendo shock en todo el mundo, con consecuencias sociales, económicas y políticas, pero también abrió una ventana por donde soplan nuevos vientos. Como suele decirse, cuando soplan vientos de cambio, hay quienes construyen muros, pero también hay quienes construyen molinos

Construyen muros quienes quieren que nada cambie (súper-ricos, multinacionales), y construyen molinos quienes quieren una sociedad más justa en la distribución de la riqueza y en la igualdad de oportunidades (toda persona de bien, distintas organizaciones y partidos políticos de todo tipo, algunas ongs como OXFAM, TAX JUSTICE NETWORD (Red de Justicia Fiscal) y muchas otras).

La Red de Justicia Fiscal viene construyendo molinos desde hace tiempo y uno muy importante se materializó con el informe del PANEL FACTI DE la ONU (ver La ONU sale a la cancha), cuyo objetivo es evitar la obscena perdida por evasión, elusión y fuga de capitales de u$s 427.000 millones de recursos por año en todo el mundo, pero para Latinoamérica el daño es proporcionalmente mucho mayor por cuanto son recursos que faltan en sus economías donde los dólares escasean

Ahora se suman aliados impensados hasta hace muy poco. Hoy, por distintas razones, hay intereses comunes entre EEUU, ONU, FMI, Europa y el resto del mundo, es el momento de avanzar parando la sangría que produce la evasión y elusión fiscal utilizando las guaridas fiscales.

BIDEN SE CONVIERTIÓ EN HEREJE.

Joe Biden, que hizo su carrera política como senador de Delaware (guarida fiscal por su secretismo societario) y luego vicepresidente de Obama, presentó un paquete de medidas conocido como American Jobs Plan (Plan de Empleo Americano), que apunta a reconstruir infraestructura, enfrentar el cambio climático y frenar la desigualdad de la riqueza. El costo del plan es de 2 billones de dólares, que según Julio Friedman (asesor de clima de Obama) es la mitad del costo de la Segunda Guerra Mundial, excede la escala del New Deal (1933-1937) y es mucho más grande que el Plan Marshall. (1)

Para financiar el plan, Biden necesita 2 cosas:

  1. Aumentar la recaudación tributaria en EEUU mediante el Plan de Impuestos a las Empresas, donde propone aumentar la tasa del 21% al 28% (Trump la disminuyó del 35% al 21%). Necesita la aprobación del Congreso.
  2. Evitar que las multinacionales localicen sus ganancias en las guaridas fiscales (Ver Corrupción Privada). Este es el momento preciso en que Biden se convierte en hereje, y pasa al equipo de la Red de Justicia Fiscal.

Para lograr el segundo objetivo, EEUU ahora está de acuerdo en establecer una tasa del 21% como Impuesto Mínimo Global a las multinacionales (propuesto por la Red de Justica Fiscal) aunque las mismas trasladen sus ganancias a una guarida fiscal o país de baja tributación, (Irlanda cobra el 12,5%). Es decir que una empresa que factura en muchos países y declare toda su ganancia en un paraíso fiscal, lo mismo tributaría el 21% en la proporción que le corresponda a cada país según ventas, empleados y activos que posea en cada uno de ellos.

La secretaria del Tesoro Janet Yellen ya hizo llegar a la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico) su interés en el multilateralismo impositivo para avanzar en el objetivo de que las multinacionales paguen lo justo en cada país; esto es un cambio de 180 grados en la posición histórica de EEUU. (2)

ARGENTINA YA HIZO LO QUE PROPONE LA ONU

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, “Insto a los gobiernos a que consideren la posibilidad de aplicar un impuesto de solidaridad sobre la riqueza a quienes se beneficiaron durante la pandemia, para reducir las desigualdades extremas”. Argentina aprobó mediante Ley 27.605 el “Aporte solidario extraordinario para ayudar a morigerar los efectos de la pandemia” y alcanza a las personas físicas cuyo patrimonio supere los u$s 2.000.000. Algunos ya pagaron, otros pagarán, aunque no están de acuerdo y otros ya fueron a la Justicia buscando un fallo (valga paradoja) que los proteja, mostrando su falta total de “moral fiscal”, entre ellos se destacan los propietarios de los 2 medios de comunicación más importantes: Clarín y La Nación.

GUTERRES: La ONU propone impuesto a la riqueza (13/04/21)

La pandemia ha devastado pequeños negocios y medios de vida, pero no ha sido negativa para todos. Muchas corporaciones y la mayoría de las fortunas del mundo valen más, han ganado más y son más fortunas hoy de lo que eran en febrero de 2020.

‘Forbes’ acaba de anunciar que casi 500 personas se convirtieron en milmillonarias durante la pandemia. Numerosas multinacionales han tenido ganancias extraordinarias el año pasado, algo recurrente en grandes crisis. Las empresas tecnológicas, de plataforma digital y algunas farmacéuticas y sanitarias están entre las ganadoras, aunque el beneficio adicional se produce también en otros sectores como la distribución. Lo que no se cobre en impuestos irá a parar al “casino financiero mundial”, donde el negocio es especular con bonos, acciones y demás sin producir ningún bien o servicio útil a la humanidad.

Forbes: Hay 500 milmillonarios

PARECE UN SUEÑO: “EL FMI PIDE AUMENTAR LOS GASTOS”

Durante toda su existencia el FMI ha impuesto a los países que asiste con créditos “bajar el déficit fiscal disminuyendo los gastos”, pero pandemia mediante, ahora pide “aumentar el gasto”.

El Fondo ha sido explícito a la hora de recomendar un incremento del gasto público para sostener sectores en quiebra y evitar un incremento desmesurado de la desigualdad, producto de la expulsión del mercado de trabajo de quienes cuentan con menos protección. Para ello, el Fondo insiste en proponer más impuestos y más progresivos, que incluyan gravar la riqueza y de forma especial los beneficios extraordinarios obtenidos durante la pandemia.

El problema con el FMI es que aún existe una distancia notable entre su retórica y la práctica pasada asociada a su función de prestamista. Un análisis detallado indica que hasta ahora  el 85% de sus créditos concedidos a países de ingreso bajo está condicionado al cumplimiento de medidas que conducen a la autoridad más estricta. el incremento de impuestos regresivos, recortes en los salarios públicos y otras medidas de siempre, que solo conducen a una pobreza y desigualdad mayores. Veremos cómo se compatibiliza el pensamiento de Kristalina Georgieva con los accionistas principales del FMI. (2)

De todas maneras, los economistas que sólo hablan de disminuir los gastos y los empresarios que sólo hablan de bajar impuestos quedaron en verdadero y notable OFF SIDE.

NEOLIBERALISMO Y BAJA DE IMPUESTOS

Hay una relación directa entre los comienzos del neoliberalismo y la baja de impuestos. Desde 1980 hasta la fecha, ha habido una baja permanente del impuesto a las ganancias a las empresas.

REGIÓN                    1980         2000       2020

EEUU                          38%            35%      21%

Europa                        45%            32%      20%

Sudamérica                38%             32%      25%

El gráfico del FMI confirma la perdida de recaudación impositiva en todo el mundo; la mayoría de las economías latinoamericanas son consideradas economías de mercados emergentes.

Fuente FMI

La pregunta es ¿a dónde fueron a parar los impuestos no cobrados?

El aumento en la concentración de la riqueza lo explica: el 1% más rico en 1970 poseía el 20% de la riqueza mundial, en 2015 entre 35 y 40% y en los últimos años la concentración de riqueza crece vertiginosamente y llega según últimas estimaciones al 50%. Esto quiere decir que el otro 50% de la riqueza mundial es para el 99% restante (ver Los gobiernos que ellos quieren).

Fuente FMI

 En Estados Unidos los ingresos del 50% más pobre de la población se han congelado en los últimos 30 años [de acuerdo con un estudio del economista francés Thomas Piketty, experto en desigualdad], mientras que los del 1% más rico han aumentado un 300% en el mismo periodo;  en Vietnam, el hombre más rico del país gana en un día más que la persona más pobre en diez años”.

Entre 1988 y 2011, los ingresos del 10 % más pobre de la población mundial aumentaron en promedio sólo 3 dólares al año, mientras que los del 1 % más rico crecieron a un ritmo de 11.800 dólares por año

En América Latina y el Caribe. “Una familia multimillonaria latinoamericana ingresa u$s 1.154 por cada u$s 1 de un hogar del 20% más pobre.

FRENAR LA CONCENTRACIÓN DE LA RIQUEZA ES PRIMORDIAL

Oxfam propone “un nuevo consenso” para diseñar un modelo económico “cuyo principal propósito sea estar al servicio del 99% de la población, no de los intereses del 1% más rico”, y que pasa por aumentar los impuestos a las grandes fortunas y rentas más elevadas y ser más estrictos con la evasión fiscal y trabajar en conjunto, gobiernos y corporaciones, para generar salarios dignos para los trabajadores.

La gente común ya sabe que existe algo que se llama “los mercados”. Ahora es tiempo de que los mercados (los amos del mundo) reconozcan la existencia de la gente, y de nada sirven si no propenden al bien común de manera que los beneficios del crecimiento se distribuyan de forma equitativa.

Soplan nuevos vientos, pero eso no alcanza, es necesario izar las velas con la orientación correcta para lograr una sociedad más justa.

BONUS TRACK

Como bonus track, les dejo el PODCAST de JUSTICIA IMPOSITIVA N° 58 publicado en Abril/21, que se emite desde Londres, en el cual tratamos los siguientes temas:

  •  Las elecciones en Ecuador y el debate sobre corrupción y paraísos fiscales
  • ¿Es la política económica de Joe Biden un “new deal” para Estados unidos y el mundo?
  • El principio legal internacional clave que usan las multinacionales para evadir impuestos.
  • El FMI busca limitar el poder de las multinacionales: ¿cambio cosmético o nueva política del organismo multilateral?

(1) DOUG CONNOLLY MNE TAX 31/03/21

(2) José Kuis de HARO El Economista 17/03/21

(3) CHEMA VERA El Confidencial 13/04/21

(4) KATE DONALD Centro de Derechos Económicos y Sociales, y Jens Martens, Global Policy Forum
DISEÑO GRÁFICO: Lic. GRISELDA CATRAMBONI

® Cr. DANIEL ROY