EL INVISIBLE IMPERIO BRITÁNICO

En la década de 1960, al compás del auge de los euromercados (transacciones financieras de todo tipo), Gran Bretaña desarrolló una red de paraísos fiscales. Para ello usó  territorios británicos de ultramar, esparcidos por el mundo  con su centro en Londres, encargados de captar negocios y capitales de los países cercanos mediante el ofrecimiento de refugios herméticos para el dinero, impuestos bajos casi nulos y regulaciones laxas. De este modo, la City de Londres obtenía la posibilidad de manejar el dinero procedente de la delincuencia y la evasión impositiva, aunque a una distancia tal que le permitiera minimizar cualquier escándalo.(1)

Todo el tiempo nos referimos a Inglaterra, Gran Bretaña o Reino Unido como si fueran sinónimos, pero en realidad no lo son y de hecho son cosas  diferentes, aunque relacionadas, con distintas consecuencias políticas, de las cuales se valió el nuevo imperio para ser el jefe de la banda de los paraísos fiscales sin estar en ella.

Veamos, el Reino Unido es un país de países, es decir un conjunto de países, exactamente cuatro: Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte. Esas cuatro naciones conforman la totalidad del Reino Unido, que es un Estado soberano unitario cuyo régimen de gobierno es la Monarquía parlamentaria bicameral, que tiene sede en Londres.

Se le llama Gran Bretaña a la isla más grande, es decir la isla que contiene a los países de Inglaterra, Escocia y Gales. Esta división geográfica no tiene ninguna implicancia política, es tan solo una diferenciación geográfica. Por lo tanto encontramos una nación, Irlanda del Norte, que forma parte del Reino Unido, pero no de Gran Bretaña.

La segunda isla más grande de las islas británicas es la que contiene a Irlanda del Norte y la República de Irlanda. Como ya vimos, Irlanda del Norte forma parte del Reino Unido (Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte), pero la República de Irlanda no.

Por otro lado, La Corona británica es una institución monárquica del tipo constitucional  cuyo titular, el monarca británico tiene injerencia en cuatro grupos  y es el jefe de Estado en 3 de ellos, a saber: 1) Reino Unido, 2) Territorios británicos de Ultramar, 3) Commonwealths Realms (Mancomunidad Británica de Naciones) formada por países que formaron alguna vez parte del Imperio británico (Canadá, Australia, Trinidad Tobago, Malasia, Singapur, Kenia  y muchos más); 4)  el cuarto grupo son las “dependencias de la Corona” (Crown dependencies).

Las islas Jersey y Guernesey en el Canal de la Mancha y la Isla de Man en el Mar de Irlanda, todas ellas dependencias de la corona británica (Crown dependencies),  por sus cercanías formaron el anillo interior de la red de paraísos fiscales, orientado principalmente a captar fondos de Europa. Ex profeso, su estatus político es ambiguo, Son Dependencias de la Corona Británica pero no forman parte del Reino Unido, ni son Estados soberanos, pero tienen el poder de aprobar leyes que solo afecten a estos territorios, con el consentimiento de la Corona. El Reino Unido se encarga de la defensa y la representación internacional. El Parlamento británico se reserva el derecho a legislar sobre asuntos comunes y lo hace siempre en nombre del monarca. Sus ciudadanos tienen pasaporte británico. Este limbo permite al Reino Unido, esquivar la responsabilidad por las leyes impositivas y el secreto financiero que hace de estas islas perfectos paraísos fiscales.

Los territorios de ultramar,  British Overseas Territories,   son catorce territorios pertenecientes a la Corona Británica pero que no forman parte integrante del Reino Unido. Se trata de colonias que no se independizaron o que votaron para seguir siendo territorios británicos. Diez de esos territorios se encuentran en la lista del Comité Especial de Descolonización de la Organización de las Naciones Unidas, entre ellas las Islas Malvinas.

Tienen su propio gobierno que las administra, y el Reino Unido se encarga de su protección, de las relaciones exteriores y asuntos de negocios

Cada territorio tiene un gobernador elegido por el monarca del Reino Unido, que trabaja como representante del Gobierno de Su Majestad. Los gobernadores se encargan y tienen el poder de la seguridad en el territorio y es el nexo con el Reino Unido; la legislatura dicta las leyes y de esta forma despega al Reino Unido de la responsabilidad de las mismas, Todos los gobernadores suelen proceder del Reino Unido.

En el Caribe, los territorios de ultramar de Gran Bretaña han capturado y capturan los dineros provenientes de actividades legales o ilegales de toda  América  y los más activos son: Anguila, Bermudas, Islas Caimán, Islas Turcas y Caicos, Islas Vírgenes Británicas, Montserrat,  y  Bahamas hasta 1973 que declaró su independencia.

En el Pacífico, pequeñas islas como Nauru, Vanuatu, y sobre todo  Hong Kong, le dan alcance mundial a la red de paraísos fiscales directamente vinculados a Londres. Hong Kong canaliza todos los fondos ilícitos de China e India.

Hong Kong es un caso único en el mundo,  fue una colonia británica hasta 1997. Antes, en 1982 Margaret Thacther visitó Beijing para iniciar las negociaciones por el retorno de Hong Kong a China. Dos años después China y Gran Bretaña acordaron que la restitución se daría bajo la forma de “UN PAÍS DOS SISTEMAS”, Hong Kong conservó un alto grado de autonomía, salvo en los temas de Comercio Exterior y Defensa, y mantuvo el inglés como idioma oficial junto al chino además de su moneda: el dólar hongkonés.(2)

Lo más parecido a una constitución que tiene Hong Kong es la Ley Básica, creada en 1997, que estipula que la región tendrá derecho a desarrollar su propio sistema democrático, y tiene validez hasta 2047. Para la aplicación de la Ley Básica se ideó el principio de «un país, dos sistemas», por el que se rige la Región Administrativa Especial de Hong Kong. Consiste en la convivencia de “un país: China” y “dos sistemas económicos diferentes”, el comunista de Pekín y el capitalista de Hong Kong, gobernados por una misma política comunista. Su ideólogo fue Den Xiaoping, máximo mandatario de la República Popular China desde 1978 hasta su muerte en 1997, que dijo la tranquilizadora frase: “los caballos seguirán corriendo y los nightclubs seguirán abiertos” y también siguieron hasta la fecha todas las leyes laxas respecto de los dineros turbios, o sea, China tiene su propio paraíso fiscal en sociedad con Londres.

¿ Cómo se construyó la red de paraísos fiscales con centro en Londres ?

En la década de 1950, el Banco de Inglaterra con  su acción por omisión, dejó crecer el llamado “euromercado”, y en la década siguiente, rápido comprendió que con su red de “dependencias de la corona” y “territorios de ultramar” los bancos de la City de Londres podían captar dinero fácilmente. Cuanto más abrieran y desregularan sus economías los países del mundo, más negocios captarían provenientes de los países vecinos de cada nodo extraterritorial y más fondos fluirían hacia Londres.(1)

Así, durante la década de 1970, a fuerza de golpes de estado, las economías de los países subdesarrollados y en desarrollo, levantaron barreras aduaneras y permitieron la libre circulación de los flujos financieros. Los Chicago Boys desfilaron triunfantes.

Chicago Boys ( Chicos de Chicago) es una denominación aparecida en la década de 1970 que hace referencia a los economistas liberales educados en la, Universidad de Chicago (Dr. José Alfredo Martínez de Hoz fue el abanderado de la legión argentina)​ bajo la dirección de los estadounidenses Milton Friedman y Arnold Harberger.

Los Chicago Boys fueron los artífices de reformas económicas y sociales que llevaron a la creación de una política económica referenciada en la economía de mercado de orientación neoclásica y monetarista, que minimiza el rol del Estado y para sostenerse necesita tomar deuda de los centros financieros. Allí aparecen “los paraísos fiscales” proveyendo dinero a los centros financieros, previo lavado del mismo.

El resultado fue que al inicio de la década de 1980, los países latinoamericanos ya habían multiplicado su deuda externa (Argentina multiplicó por 5 su deuda entre 1976 y 1983, pasó de u$s 8.000 millones a u$s 40.000) y no podían pagar los intereses. Como sabemos, cuando alguien debe poco, el problema es del deudor, pero cuando alguien debe mucho, el problema también es del acreedor, entonces, el sistema financiero internacional ante la crisis latinoamericana de deuda inventó el “Plan Brady” que consistió en retirar de los bancos los bonos incobrables y reemplazarlos por los nuevos bonos llamados “bonos Brady” con lo cual los países salían de la cesación de pagos, pero debiendo mucho más.

No conformes con ello, en la década de 1990, el sistema financiero volvió a la carga a través del “Consenso de Washington”  llamado así por el economista John Willianson y patrocinado por George Bush, cuyos principios fueron: privatización de empresas estatales que pasan a ser monopolios u oligopolios privados, reducción del gasto público excepto “el pago de los intereses de la deuda”, eliminar barreras aduaneras y libre circulación de flujos financieros, (Menem y Cavallo eran alabados por el FMI por ser los mejores ejecutores).

Para Joseph Stiglitz (Premio Nobel de Economía 2001) , la aplicación del Consenso de Washington causó un fracaso sin precedente tras prometer el mayor éxito; ​la crisis financiera mexicana de 1994-95,  crisis tailandesa y países vecinos en 1997,  crisis rusa en 1998, brasilera en 1999 y crisis Argentina en 2001,  puso en solfa las pretendidas bondades del Consenso.

En 2008, se produjo la mayor crisis financiera internacional con la novedad que afectó a EEUU y Europa. Pero el sistema financiero internacional no se deprime y saca fuerzas de flaquezas, porque ahora, en la segunda década del siglo XXI  vuelven todas las políticas neoliberales que ya fracasaron en dos oportunidades por lo menos en América Latina

¿ Cuál es la relación entre el neoliberalismo y los paraísos fiscales?

La hoja de ruta es:

1) primero el dinero sale de los países (sobre todo de los menos desarrollados), vía evasión y elusión impositiva además de fuga de capitales y dineros de otros ilícitos (narcotráfico, venta de armas, etc., etc.).

2) El dinero ingresa a  la red de los paraísos fiscales  y  mediante offshores dentro de otras offshores, el dinero queda más blanco que  un guardapolvo el primer día de clase.

3) Ese mismo dinero  va a la City de Londres que “euromercado mediante”  compra los bonos de deuda externa que emiten los países

4) El sistema financiero pasa a ser acreedor y cobra implacablemente los intereses respectivos

5) Los países deudores toman más deuda para pagar los intereses, es decir, refinancian sus deudas pero a una tasa de interés cada vez más alta.

6) El sistema financiero internacional extorsiona a los países endeudados e impone políticas neoliberales a ultranza porque ése es el sistema que maximiza sus utilidades aunque empobrece a la sociedad  en general.

7) Si un país deudor entra en crisis y los bonos de deuda pierden valor, allí aparecen los Fondos Buitres para comprar papeles devaluados. Es una inversión a mediano o largo plazo muy rentable, que da sus frutos cuando jueces como Griesa “fallan como fallan” , aprovechando el vacío legal porque no existe una ley de quiebras a nivel  internacional.

8) Si algún país deudor se opone: “MARCHE PRESO”.

(1) Nicholas Shaxson “Las Islas del Tesoro”

(2) Néstor Restivo y Gustavo NG “Todo lo que necesitás saber sobre China”

ILUSTRACIÓN: Lic. GRISELDA CATRAMBONI

© Cr. DANIEL ROY