Multinacionales: Evasores seriales.

Un violador serial nace sicópata y es irrecuperable. La repetición de la acción y el modus operandi con el que la realiza, como así también la forma, el lugar y el arma que utiliza, son las reglas de oro que respeta el violador serial.

Pues bien, en las finanzas internacionales tenemos a los evasores seriales: las multinacionales. Son las empresas más poderosas del mundo, muchas monopólicas u oligopólicas, que manejan el comercio mundial, y han decidido no pagar impuestos por sus ganancias obtenidas en las transacciones internacionales, es decir, romper el contrato social con el resto de la sociedad que afronta todos los gastos para sostener todo tipo de servicios e infraestructura que las mismas empresas usan y abusan.

El estudio más exhaustivo de los flujos financieros ilícitos que cruzan las fronteras fue realizado por la organización Global Financial Integrity (Integridad Financiera Mundial GFI) presidida por Raymond Baker. En el mismo se estimó que los países en vías de desarrollo habían perdido aproximadamente 1,2 billones de dolares en 2008 a causa de los flujos financieros ilícitos, divididos de la siguiente forma:

1) dinero delictivo proveniente del narcotráfico y crimen organizado en general aproximadamente u$s 440.000 millones (36%)

2) Dinero de la corrupción política y empresarial aproximadamente u$s 40.000 millones (4%)

3) El tercer componente, el más importante, con aproximadamente u$s 720.000 millones y el 60% de participación,  correspondía a las transacciones comerciales que hacen las empresas  a través de las fronteras, es decir, lo que llamamos comercio internacional.

También el estudio demuestra que los traficantes de drogas, los terroristas, los corruptos y todo tipo de delincuentes, usan exactamente los mismos mecanismos y subterfugios extraterritoriales de los que se valen las corporaciones tan respetadas por todos: es decir,  bancos pantalla, trusts o fideicomisos, empresas fantasmas, etc.

De esta forma, las ganancias lavadas procedentes del narcotráfico, de la mafia rusa, de los tratantes de personas, del terrorismo, de la corrupción, se pegan a otro tipo de delitos a las que EEUU y Europa les tienden una mano cordial insertandolas en el mundo financiero legal.

Nunca combatiremos al terrorismo, al narcotráfico y al crimen organizado, si no atacamos a todo el sistema extraterritorial u offshore.(*)

Los montos mencionados no incluyen la ELUSION FISCAL que es cualquier acción, en principio por vías legales, que persigue evitar o minimizar el pago de impuestos, en cambio, la EVASION FISCAL es una transgresión a la ley tributaria, es decir un delito en si misma.  La elusión fiscal supone que los contribuyentes usan los resquicios de la ley, actuando dentro de los márgenes (muchas veces difusos) permitidos por la normativa. La normativa que los centros financieros extraterritoriales brindan a los individuos y corporaciones, agrega miles de millones al mundo offshore.

Los paraísos fiscales suelen convertir maniobras técnicamente legales, en recursos correctos, pero lo legal (algo ajustado a derecho) no necesariamente es legítimo (no sólo ajustado a derecho sino también a lo moral, a lo justo, a lo ético). La esclavitud y el apartheid eran legales.(*)

En las jurisdicciones confidenciales están los bancos que administran los activos de los evasores, fideicomisos falsos, secretismo corporativo, refacturación ilegal y cosas por el estilo, ocultas bajo eufemismos triviales como “optimización impositiva”,  “protección de activos” o “estructuración corporativa eficiente”.

La tributación es el elemento ausente en el debate sobre la responsabilidad social de las empresas. Para los directores de las empresas, los impuestos son un costo que hay que minimizar; menos costos más ganancias, más honorarios para esos directores  y mucha más alegría para los accionistas que reciben más dividendos. Otra interpretación más ética es que los impuestos son dividendos que las empresas pagan a la sociedad que provee de infraestructura, formación de recursos humanos, recursos naturales y ambiente propicio para que las corporaciones obtengan ganancias.(*)

Triquiñuelas multinacionales

Las empresas multinacionales, en su afán sin límites de no pagar impuestos o pagar lo menos posible, han desarrollado un set interminable de trampas. Una de las más usadas es la llamada “manipulación de los precios de transferencia”.

Los precios de transferencias son los precios que una empresa radicada en un país le cobra a otra empresa del mismo grupo radicada en otro país por la transferencia de bienes, servicios o activos intangibles (patentes de invención, know how, etc).

Las multinacionales manipulan los precios de transferencia con el objetivo de minimizar el pago de impuestos y para ello hacen que las mayores utilidades queden reflejadas en la empresa radicada en un paraíso fiscal con bajos o nulos impuestos, mientras que los mayores costos y por lo tanto menores ganancias quedan reflejados en la empresa del mismo grupo radicada en los países con tributación impositiva normal. Es decir que en el paraíso fiscal no pagan porque no les cobran impuestos y en el país con tributación normal tampoco pagan porque el balance no refleja ganancias.

Otro ardid que logra esconder y despistar cualquier investigación de flujos financieros irregulares o ilíticos es “el escalonamiento” también conocido por un término frances “saucissonage” que literalmente significa “cortar el salchichón en tajadas”.(*)

Cuando una empresa se reparte en tajadas de la misma empresa, localizadas en distintos paraísos fiscales, cada una de ellas brinda un nuevo “envoltorio legal o contable” a los flujos financieros.. El escalonamiento ahonda el secreto y aumenta la complejidad. La actividad no tiene lugar en una sola jurisdicción sino entre varias de ellas. Es decir que el escalonamiento impide ver la totalidad de la empresa, y  si la estructura no se ve entera resulta más difícil entenderla e investigarla.

Algunas jurisdicciones offshore se especializan en ser paraísos de conducto: estaciones camineras que ofrecen servicios para transformar (lavar ?) de manera específica el carácter de los flujos financieros que van camino a otros lugares. Chipre lo hace con el dinero proveniente de Rusia que después va a Londres; Mauricio canaliza el 40% de las inversiones que después entran a India con traje inmaculado y también canaliza los excedentes irregulares que genera el peculiar sistema económico comunista-capitalista chino en el sector minero de África.(*)

Los paraísos fiscales, además de haber creado las condiciones ideales para que las actividades delictivas prosperen en todo el mundo, y ofrecer una vía de escape impositivo, socavan las reglas, los sistemas y las instituciones que promueven el bien público, esmerilando a la vez nuestra fe en esas reglas. En realidad no hacen más que corromper las finanzas internacionales, y el sistema bancario internacional provee una impresionante  estructura.

(*) Nicholas Shaxson : Las Islas del Tesoro

NOTICIAS: PIDEN A LA ONU QUE COMBATA PARAISOS FISCALES

Debido a las preocupaciones sobre los impactos de los flujos financieros ilícitos, las Misiones de Ecuador, Sudáfrica e India convocaron un taller informal para discutir el tema y posibles soluciones.

Los paraísos fiscales son “uno de los peores enemigos de nuestras democracias”, dijeron representantes estatales durante una reunión en las Naciones Unidas.

“La integración de las economías en un mundo globalizado, las medidas tomadas en materia de impuestos en un país afectan a prácticamente a todo el mundo dentro de las fronteras y a través de las fronteras”, dijo el Representante Permanente de la India ante la ONU Syed Akbaruddin, Y añadió que las tendencias de los flujos financieros ilícitos son alarmantes.

Esto priva a los países en vías de desarrollo de los recursos esenciales necesarios para alcanzar los principales objetivos sociales y económicos, tal como se establece en la Agenda para el Desarrollo Sostenible 2030 aprobada a nivel internacional , cuyo lema es no dejar a nadie atrás, y la cuestión de los impuestos es fundamental en ese esfuerzo”, dijo el Representante Permanente Adjunto de Sudáfrica ante la ONU Mahlatse Mminele.

Ecuador que preside actualmente un grupo intergubernamental de países en desarrollo conocido como el Grupo de los 77, pidió la cooperación internacional en cuestiones fiscales.

“La cuestión de la cooperación tributaria internacional es de crucial importancia y está directamente relacionada con el derecho al desarrollo y la posibilidad de implementar el Programa 2030, un vínculo para garantizar los derechos humanos”, dijo a los asistentes.

En la actualidad, el Comité de Expertos en Cooperación Internacional en Asuntos Tributarios de la ONU proporciona un marco para el diálogo y la cooperación en temas fiscales. Aunque contribuyó a crear el Código de Conducta de las Naciones Unidas para la Cooperación en la Lucha contra la Evasión Fiscal Internacional, el comité ha sido insuficiente.

Por lo tanto, los tres representantes pidieron fortalecer y mejorar el comité, transformándolo en un órgano intergubernamental que los represente a todos.

De los 25 escaños del Comité, 12 están ocupados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que incluye a países como Reino Unido y Estados Unidos, dejando a los otros 158 países con sólo 13 escaños.

Los representantes pidieron a la ONU y al Secretario General que tomen medidas urgentes sobre el tema.

Hasta la próxima ……..

Ilustración: Lic. GRISELDA CATRAMBONI

© Cr. DANIEL ROY