PRESENTACION DEL BLOG

Mi nombre es Daniel Alberto Roy, de profesión Contador Público y mi objetivo en este blog, es divulgar la existencia de los llamados paraísos fiscales. Quiénes son, dónde están, cuáles son sus estrategias, porqué existen, cuál es su poder, cuál es su relación con los gobernantes, qué papel juegan los organismos internacionales como ONU, OCDE, GAFI, FMI, etc, pero por sobre todo el objetivo principal es que la sociedad mundial tome conciencia del tremendo daño que están generando en todo el mundo.

Hoy haré la presentación del tema y en sucesivas entregas profundizaré cada uno de los aspectos que hacen posible la existencia de los paraísos fiscales también llamadas jurisdicciones extraterritoriales o simplemente offshore y sus consecuencias.

Además del artículo de fondo, también habrá en este blog, una sección de noticias de actualidad relacionadas con el tema y otra de comentarios de artículos publicados por investigadores de distintas organizaciones internacionales.

No soy un investigador, sólo soy un divulgador del extraordinario trabajo de especialistas en el tema, como Nickolas Shaxson cuyo libro “Las Islas del Tesoro” es el abc para entender la dimensión del problema (cuya lectura recomiendo), también hay que destacar el esfuerzo de muchos que difunden sus investigaciones a través de distintos sitios web como Tax Justice Netword (Red de Justicia Fiscal), Global Tax Justice.org, y Red de Justicia Impositiva de América Latina en la cual  el economista argentino Jorge Gaggero ha hecho importantes aportes.

PANDEMIA

Se llama PANDEMIA a la propagación mundial de una nueva enfermedad. Los paraísos fiscales son una nueva enfermedad económica, pero ha matado, mata y matará millones de personas en el planeta toda vez que los billones de dolares que se esconden en esas guaridas, no pagan impuestos en los países de origen restando de esta forma muchísimos recursos en la recaudación impositiva de los distintos estados nacionales, impidiendo de esta manera la construcción de más hospitales, más escuelas, más recursos para el desarrollo, etc.

Los paraísos fiscales son perjudiciales en los países industrializados, pero mata en los países pobres: OXFAM (confederación internacional de organizaciones que lucha contra la pobreza) ha estimado que  Africa pierde ingresos equivalentes a los recursos necesarios para asistencia sanitaria que podría salvar a  millones de niños por año y emplear a suficientes profesores para escolarizar a todos los niños africanos.

Los paraísos fiscales no son islas donde se esconden mafiosos que guardan sus dineros, son un sistema anclado en el corazón de la economía mundial que ha desarrollado una red para succionar dinero de todo el planeta.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) calculó en 2010 que sólo los balances de los centros financieros situados en pequeñas islas arrojaban un total de 18 billones de dólares equivalente a un tercio del PBI mundial (producto bruto interno)

Las empresas multinacionales constituyen filiales en los paraísos fiscales donde declaran sus ganancias con una tasa impositiva nula o casi nula evitando el pago de impuestos en los países de origen. Esto fue corroborado por la Auditoria General de EEUU (GAO) en su informe en 2008 que muestra que  83 de las 100 coorporaciones más grandes de EEUU tenían filiales en paraísos fiscales. Cabe aclarar que esas mismas coorporaciones por sus ventas dentro de EEUU si tributan el impuesto a las ganancias (rentas) a una tasa del 30- 35%.

La organización Tax Justice Network (Red de Justicia Fiscal) con un criterio más amplio de “paraíso fiscal” reveló que 99 de cada 100 empresas más grandes de Europa se valían de filiales extraterritoriales u offshore, y los bancos están en la primera fila.

“Un paraíso fiscal es un lugar donde se ofrecen distintos servicios a las personas o empresas extranjeras. Los más comunes son: evadir impuestos (de actividades lícitas), confidencialidad absoluta (de actividades lícitas e ilícitas) para mantener en secreto datos fundamentales, evadir regulaciones financieras, y en general desentenderse de leyes y reglas implementadas en otros países, que son precisamente los países donde vive la mayor parte de la población mundial”(*)

Es decir que allí se juntan todos: multinacionales, empresarios poderosos, dictadores y políticos corruptos, narcotraficantes, vendedores de armas, terroristas, traficantes de personas, etc.

Las características fundamentales de las jurisdicciones extraterritoriales son:

  • Confidencialidad o secretismo combinadas con distintos grados de rechazo a colaborar con otras jurisdicciones (países) en el intercambio de datos.
  • Impuestos extremadamente bajos o inexistentes para las personas “no residentes”, pero a los “residentes” si le cobran impuestos como sucede en cualquier país.
  • La industria de servicios financieros es muy grande en comparación con el tamaño de su economía local.
  • La política local de una jurisdicción extraterritorial (paraíso fiscal) ha sido cooptada por los intereses de los servicios financieros, de manera que no haya puntos de vistas alternativos en sus dirigentes.

Los paraísos fiscales más importantes no son islas exóticas rodeadas de palmeras sino que están en los países más poderosos del planeta. Delawore  en EEUU,  La City de Londres en Gran Bretaña, y Suiza.

Un estudio de la Tax Justice Netword sobre 33 países de la región,  reveló que entre 1970 y 2010 Ameríca Latina envio a los paraísos fiscales la suma aproximada de 2 billones de dólares. El ranking lo encabezan los brasileros más acomodados con 519.500 millones de dólares, seguidos por los mexicanos con 417.500 millones, venezolanos con 405.000 millones y argentinos con 399.000 millones de dólares.

Es interesante comparar la deuda externa de esos países en 2010: Brasil 324.500 millones, México 186.400 millones, Venezuela 55.700 millones y Argentina 129.600 millones. Si ese dinero fugado hubiese pagado impuesto a las ganancias y a una taza sólo del 20 % (las sociedades pagan 35%) en el caso argentino se hubiera recaudado 80.000 millones, es decir 2.000 millones de dólares por año suficientes para que el Estado financie la construicción de viviendas, realizar obras de infraestructura, invertir en desarrollo tecnológico,etc, y además el sector privado  debería haber destinado  la suma de 320.000 millones más en inversiones que hubieran generado más actividad económica y por lo tanto más recaudación del Estado.

La batalla contra los paraísos fiscales es de largo aliento, y no se trata de derechas o izquierdas, ni de países ricos y pobres, porque toda la sociedad mundial se ve perjudicada.” Requiere de una perspectiva internacional que permita construir nuevas formas de cooperación entre los países” (*).

La consigna es crear conciencia en la población mediante  la mayor información y difusión de los temas relacionados.

Hasta la próxima entrega.

(*) “Las Islas del Tesoro” Nicholas Shaxson.

 

© Cr. Daniel Roy